Día de Permiso (II)

Ahora, presumía de su venta sentado en un banco del parque Antonio Machado, a la hora de la siesta, ante un desconocido en chándal, con un solo brazo, que no dejaba claro si esperaba a alguien, si esperaba recuperar el oremus o si esperaba que Juan se marchara. Juan, por su parte, no dejaba de estirar el cuello, vigilando en todas direcciones. Se levantó, inspeccionó el seto que había unos metros a su izquierda y volvió a sentarse diciendo:

—Si ves un viejo con pinta de marica, me avisas. ¿De acuerdo?

El del chándal no movía la cabeza ni los ojos, y Juan, como quiera que empezaba a dudar que estuviera vivo, se levantó de nuevo y fue a plantarse ante él en cuclillas, mirándole a los ojos, apuntándole con su nariz afilada, enmarcada por el mostacho sin clase y el flequillo mal peinado a la diestra:

—Dime, ¿qué clase de hombre eres tú? ¿Eres de los que estiran del rollo de papel higiénico como si nunca fueran a tener bastante? Porque se puede saber mucho de un hombre, se puede averiguar qué clase de persona es por la forma de tratar el papel higiénico. Mira, es muy importante que si ves llegar un viejo me avises con tiempo. ¿De acuerdo?

Se sentó y siguió hablando de la periodista y el diario. Petra, con el diario en su poder, empezó a trabajar en un libro. Una novela a caballo entre el thriller psicológico y el porno de autor. Redactó un borrador de cincuenta páginas y fue a ver a un editor amigo suyo, grueso, de manos sudorosas, con cara de tener un ligue en ciernes.

—¡Caramba, Petra! —dijo el editor—. Siéntate. ¿Qué te trae por aquí?

—Algo que te va a dejar de piedra. Escucha esto.

Sacó el resumen de su novela y empezó a leer con voz resuelta una página tras otra, hasta cuatro. En realidad no había hecho más que copiar trozos del diario. Después miró al editor, todo él una sonrisa.

—No te lo tomes a mal —dijo el editor—, pero ese tipo de material no me interesa. Demasiado polémico.

—¡Polémico! Se venderá como rosquillas.

—Tal y como está… es posible que alguien lo publique. Pero ese alguien no voy a ser yo.

—Pues tú te lo perderás. Conozco a la gente. Llevo años dirigiendo un programa de radio que trata temas “polémicos” y te aseguro que sé lo que quieren. Fíjate en este trozo que narra su vida carcelaria.

Anuncios

Puedes comentar lo que acabas de leer

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s