No tan complicado (XXIII)

Una noche, volviendo a casa, me sentía tan mal que pensé que un par de tragos me ayudarían a relajarme, a ver claro, o por lo menos a dormir, así que entré en el café rojo, después de un tiempo sin visitarlo, todo seguía igual, allí estaba Wiry, como siempre, con el peluquín un poco descolocado, charlando con un cliente, y si se sorprendió de verme lo disimuló muy bien, porque no le cambió la mueca de la cara, ni alegre ni triste, vino y me dio la mano, me preguntó cómo estaba y le conté que Layna estaba muy grave, y me dijo que lo sentía mucho, y cuando me sirvió un tequila empecé a contarle lo mal que me encontraba, y entonces él dijo que son cosas que pasan y se marchó a seguir hablando con el cliente del otro extremo de la barra, y allí me quedé, frente a frente con mi vasito de tequila por la mitad, escuchando “Laudromat Blues” de Albert King.

Me sentía muy mal, mi vida empeoraba por momentos, apuré el tequila de un trago con la intención de pedir otro, pero algo hizo clic en mi cabeza, algo me contuvo y me dijo que en ese preciso instante lo mejor era salir de allí, que no había hecho y hacía tantos esfuerzos para volver, a la mínima ocasión, a la mi vida de “café rojo”, así que me levanté del taburete, me despedí de Wiry de un manotazo y me fui a casa.

Al día siguiente, por la tarde, cuando subía al autobús que me dejaba cerca del hospital coincidí con Roff, y me dijo que iba a casa de su madre, la visita mensual, nos colocamos en la parte de atrás, donde no hay asientos, luego el autobús arrancó y cogió velocidad, y entonces Roff me atacó por sorpresa, detuve su puño y él mi mano izquierda, en un frenazo caímos y rodamos por el suelo de autobús un buen rato, sin golpearnos, porque él no me pegaba, sólo me agarraba con fuerza y me miraba con cara de desear mi muerte, pero ni me atizaba, ni dejaba que yo lo hiciera, ni me soltaba, ni nada, y allá rodábamos los dos en cada curva, como perfectos imbéciles, hasta que se le cayó un revólver plateado, por lo que ya tenía claro quién había herido a Layna.

Anuncios

Puedes comentar lo que acabas de leer

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s