Test (III)

—Saben de sobra que la ley exige de los ciudadanos una paternidad ajustada a las normas que dicta el Sistema Educativo Nacional. Y que apartarse de las normas supone la retirada inmediata del carnet de padres y de la patria potestad, así como la oportuna re-educación en un centro del gobierno.

—Pero ¿cómo se le ocurre ni siquiera pensar —dice Nathalie— que no queremos a nuestra hija? La adoramos, es el centro de nuestra vida. Hasta le compramos un juguete al día, como dice el manual, aunque en eso no estoy de acuerdo, pero… Si no me cree puede preguntar a quien quiera en el barrio.

—Me trae sin cuidado lo que opinen en el barrio. Aquí hace frío. La temperatura cuando hay niños no puede bajar de veintiún grados centígrados.

—Entre en el cuarto de la niña y dígame si hace frío. Pusimos tabiques de hidrocristal.

—Entre, por favor —dice Deker—. ¿Ha visto la cuna de Single? No me diga que no es genial. La hicimos nosotros con cuerda de escalar.

—¿Ustedes?

—Sí —dice Nathalie—. Hacíamos alpinismo. Hasta que Deker cogió miedo al quedarse colgando de una pared, a trescientos metros de altura.

—Eso también va contra las normas. Los diseños de cuna han de ser homologados. Ahora coloque ese biberón en mi boca. Veamos si al menos eso lo sabe hacer.

Nathalie obedece.

—Permítame —dice Deker—, que le enseñe una aplicación de mi móvil. Eche un vistazo, lleva incorporado un servicio exclusivo de…

—¡Puaj! Señora, la dosificación de este biberón es incorrecta, y su estilo de lo más agresivo. Y usted aparte ese móvil, no me interesa. He visto suficiente. Suficiente para saber que debo emitir un informe desfavorable. El alto tribunal decidirá sobre la renovación de su carnet de padres. Ya les llegará la citación. Buenos días.

Deker trabaja como programador en ZetNet, una empresa de desarrollo de software. Forma parte de un equipo que está construyendo un codificador para enviar datos táctiles y olfativos a través de Internet. Esa tarde, al salir de las oficinas de ZetNet sube al helibús casi vacío que le llevará a casa, en las afueras de una metrópoli azotada por el éxodo urbano. Se sienta casi al fondo, delante de un viejo, con la cartera sobre las piernas. El viejo lleva un pañuelo al cuello que deja entrever un collar de ámbar. Tiene voz de haber fumado mucho.

—He venido a ayudarte —dice.

Anuncios

2 thoughts on “Test (III)

  1. Cautivante… Me gusta mucho el cuadro descriptivo del comienzo en torno a las leyes de paternidad dictadas por el Sistema Educativo Nacional. Le da seriedad, una impronta de intriga.
    Un abrazo y feliz 2015 amigo. Aquileana 😀

Puedes comentar lo que acabas de leer

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s