Test (XXI)

—No te asustes por el uniforme —dice—, es un disfraz. La niña irá más segura detrás.

En el asiento trasero del coche hay una cuna de viaje último modelo. Nathalie coloca con cuidado a Single, le abrocha un pequeño arnés de seguridad y se acomoda en el asiento del copiloto. El viejo guía el coche   calle abajo, con movimientos precisos, como influido por el uniforme militar.

—Te agradezco lo que haces —dice Nathalie.

—Uh, no hay de qué.

—¿Cómo piensas cruzar el cinturón exterior?

—Con este uniforme se puede viajar hasta el fin del mundo sin que nadie nos moleste. Llevas móvil, ¿verdad?

—Sí.

—Déjamelo ver.

Nathalie lo saca y se lo muestra. El viejo se lo arrebata de un manotazo y lo lanza por la ventanilla.

—¿Estás loco? —dice Nathalie—. ¿Por qué has hecho eso?

—Era necesario. La policía podría localizarnos. Además, allí donde vamos no te va a ser útil, ni tampoco necesario. Te acostumbrarás a vivir sin él.

Nathalie emite un profundo suspiro.

—Sí, supongo que he de aceptar el cambio —dice.

—Exacto. ¿Dónde está tu marido, trabajando?

Nathalie no responde. Empieza a llorar.

—Nos detuvieron… —dice— sin pruebas. Él está a punto de morir, conectado a una máquina de realidad virtual. No… no pude hacer nada por él. El director del hospitanatorio me dejó salir a cambio de…

—No te sientas culpable.

—Pues sí, me siento muy mal. Yo… le quería. Aún no consigo entender qué hago aquí… Es todo tan… extraño y tan… horrible.

—Primero lo secuestran y ahora… Va de máquina en máquina. Tenía que haberme hecho caso. En fin, ya no tiene remedio.

Permanecen en silencio. Al llegar al canal tuercen a la derecha, bordeándolo. A Nathalie le lleva un buen rato reponerse del dolor.

—¿Cómo sabes que lo secuestraron? —dice Nathalie.

—Bueno, estamos organizados. Pues el caso es que me han llegado noticias de que fue secuestrado por una gente muy mala, y se lo vendieron a un tal Sijven. Un organizador de eventos para caballeros.

—¿Caballeros?

—Gente de mucho dinero, ¿me comprendes? Esos caballeros organizan cierta clase de eventos para divertirse. Se reúnen en secreto, organizan una orgía con jovencitos, los desnudan y se… entretienen con ellos. Pero eso no les basta, y por eso colocan pantallas de televisión para ver en directo la tortura y ejecución de algún incauto. Tu marido fue uno de ellos, aunque tuvo mucha suerte de poder escapar. Sí, tuvo mucha suerte. Hubiese muerto de dolor.

—Basura de caballeros.

Anuncios

6 thoughts on “Test (XXI)

Puedes comentar lo que acabas de leer

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s