Ternadas (VII)

―Como sabéis, no se puede hacer la tortilla sin antes romper los huevos, por lo que van a ser necesarias ―¿qué digo necesarias?, imprescindibles― medidas drásticas. Medidas que han sido estudiadas, y que han de aplicarse con todo rigor. No vale echarse atrás ahora. La eficacia de las medidas que se van a exponer a continuación depende de su persistencia en el tiempo. De nada sirve quejarse en caliente para después dejar correr el asunto. Habéis reaccionado. Habéis detectado un fallo importante en nuestro mecanismo social básico, y os toca ser firmes en la aplicación de las medidas para corregirlo. Porque si no, si os tiembla la mano, no terminaremos con esta epidemia de incultura, que nos convertirá en un país atrasado en cuestión de unos años.

El concejal pegó un sorbo de la botella. Se limpió con discreción una gota que le resbalaba por la barbilla y continuó:

―Bien, tengo aquí un informe, que ha sido pagado con dinero de las arcas públicas, en el que uno de mis asesores —nuestro querido Rodrigo, que ya sabéis que es voluntario―, aporta, como digo, fundamentos filosóficos para apoyar las medidas que se van a adoptar. ¡Como si hiciera falta! Yo, de todas formas, no tengo nada que objetar. Me parece perfecto que coincidamos en las ideas básicas, aunque sea desde distintos puntos de vista. Pero, es mejor que sea él quien os explique de qué trata este informe, así que le cedo la palabra.

Rodrigo se ajustó la chaqueta. Su mujer no le quería. Nunca le dijo que el marrón oscuro le traicionaba, que hacía polvo su imagen.

―Bueno ―dijo Rodrigo―, antes que nada, disculpad que hable tan bajito, pero es que tengo faringitis. El informe, este que veis aquí, viene a justificar las medidas que se propone adoptar el ayuntamiento en materia de disciplina familiar y escolar. A través de autores como Séneca, Epicuro, Kant o Maquiavelo, se demuestra la necesidad del uso de la disciplina como elemento indispensable para lograr una adecuada educación y formación moral. Lo que no encontraréis en mi informe es nada que haga referencia al grado de disciplina que debe aplicarse, y este será, imagino, uno de los puntos que se debatirán a continuación, porque debe tenerse en cuenta. Quitando de esta cuestión, estoy convencido de la necesidad de disciplina para la correcta educación de nuestros jóvenes. De ninguna manera puede justificarse una juventud maleducada, que lo único que demuestra es la violencia provocada por su propia frustración.

El edil, que no aguantaba mucho rato fuera de plano, tomó la palabra aprovechando la pausa de Rodrigo:

―Esa va a ser la madre del cordero. La juventud está frustrada. ¿Sabéis por qué están frustrados vuestros hijos? Porque están hartos. Estar harto significa estar hasta las trancas, estar hasta arriba, y están hasta arriba no sólo de dulces, sino de hacer lo que les da la gana. O de no hacer nada, mejor dicho, porque total, papá y mamá les adoran de todas formas. Habéis permitido en exceso y los excesos se pagan.

Anuncios

9 thoughts on “Ternadas (VII)

  1. Nunca falta el edil que se coloca en un plano superior para marcar el camino al rebaño… ¡Cuántas cosas nos inyectan en nombre de nuestro bien! ¿Sobrevendrá la rebelión?

  2. La eficacia de las medidas que se van a exponer a continuación depende de su persistencia en el tiempo. De nada sirve quejarse en caliente para después dejar correr el asunto…
    Hmmm!… creo que lo que menos necesitamos en estos momentos son medidas correctivas. Tengo una idea: hagamos tabula rasa… Y empecemos de cero…. . Abrazo! Aquileana ⭐

  3. Este tipo de razonamiento me desconcierta. He oído cientos de veces decir a mis padres que los jóvenes estamos muy mal porque se nos ha dejado hacer lo que hemos querido, que nada nos parece y nos queremos quejar de todo porque no nos educaron para aguantar que la vida tiene contrariedades. Quiere eso decir que, si nos hubieran educado con azotes como a ellos, creeríamos que ver mal en el mundo y tratar de hacer algo diferente es una pérdida de tiempo porque el mal del mundo es parte de las contrariedades que debiésemos aceptar sin más?

  4. “De nada sirve quejarse en caliente para después dejar correr el asunto. Habéis reaccionado. Habéis detectado un fallo importante en nuestro mecanismo social básico, y os toca ser firmes en la aplicación de las medidas para corregirlo.”

    Ahora me hiciste pensar otro fenómeno (también relacionado con la sumisión): el experimento de Milgram, donde se “comprobó” que las personas – la gran mayoría – están dispuestas a ejercer tortura si un sujeto de autoridad se los ordena. Así la cosa: llega este tipo y dice que deberán apañárselas en ser directos con las medidas y soportarlas por largo tiempo para que sirvan: poder, poder, poder.

    Y me parece que aquí caes en otro elemento que vuelve aún más plausible el poder que relatas: su fundamento. No sólo se trata, pues, de una práctica de condicionamiento clásico y operante al punto de la desesperanza aprendida y la sumisión franca, sino que además, está justificado por la teoría, es decir, por aquellos seres no violentos que promulgan el conocimiento. Es como si llegaran, pusieran su pene sobre la mesa y dijeran “por recomendación del doctor, tú debes….”. Así, en toda la cara.

    Creo que esta parte es especialmente espeluznante por eso. Por lo terriblemente real y cínica que es.
    No te conocía esta faceta.

    • Así, es, Daniel. Tanto el experimento de Stanford como el caso Milgram (que inspiró una canción a Peter Grabriel) son reflexiones abrasivas sobre la agresividad humana. Todavía añadiría otra, esta en forma de película, como es “A Clockwork Orange”, de Stanley Kubrick.

Puedes comentar lo que acabas de leer

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s