Motocarro (XV)

—Gracias —dijo—, estoy bien. Han intentado matarme.

—¿Quién?

—Un loco. El hombre de aquella casa que hay junto al camino, hacia allá.

Señaló en la dirección desde donde había llegado.

—Pero tuve mucha suerte —dijo—. Le dio como un desmayo y se cayó al suelo, justo cuando iba a golpearme. Vi que abría los ojos, y entonces agarré una silla y le golpeé en la cabeza con todas mis fuerzas.

—¿Cómo era ese hombre?

—Horrible. Era pelirrojo, aunque casi no le quedaban pelos, pero los que le quedaban eran muy largos. Tenía un mechón justo aquí —se palpó la frente—. Su piel también era roja, y arrugada. Llevaba una camiseta gris y unos vaqueros. Ese hombre acaba de matar a su mujer.

—Y usted, ¿cómo sabe eso?

—Él me lo dijo. Admitió que había limpiado el baño porque estaba lleno de sangre. Yo misma pude comprobar que lo había limpiado con lejía.

—Eso no es posible.

—¿Cómo que no? Él me lo dijo. Me dijo que había matado a su mujer y que ella se lo había buscado. Tenía un vestido de ella en el salón.

—Para empezar, ese hombre no vive en esa casa. La casa está abandonada.

—¿Lo conoce?

—Sí, ese hombre es mi suegro. Y no ha matado a su mujer. Su mujer murió hace cinco años en un accidente de coche. Ella bebía bastante, y la carretera que llega hasta su casa está llena de curvas. Un día, se salió de la carretera y… se acabó.

—Pero él me dijo que había sangre en el baño, que había estado un año sin matar, pero había vuelto a hacerlo. Que su mujer le había abandonado, que todas las mujeres le huían y…

—Calma. Vamos a ver. Mi suegro es un hombre raro, porque desde que pasó lo de su mujer está un poco trastornado. Ya ha visto que sale de casa con el vestido de su mujer. También es rencoroso, pero sólo de palabra, y algo machista, la verdad. Pero es inofensivo.

—Él me dijo lo de la sangre, no me lo he inventado.

—Tiene una enfermedad. Sangra por el ano cuando tiene una erección muy fuerte. Se le revientan las venas, o qué se yo.

Alexeia se quedó muda. Miraba al guardia y no podía creer lo que estaba escuchando. ¿Qué le está pasando al mundo esta tarde? Me escapo de un psicópata y me encuentro con otro.

Anuncios

4 thoughts on “Motocarro (XV)

Puedes comentar lo que acabas de leer

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s