La caja (XXXII)

Justo cuando descansábamos boca arriba, codo con codo, cuando ambos éramos uno con el Universo Sigue leyendo

Anuncios